El dinosaurio acorazado más completo de Europa vivió en Ariño (Teruel, España)

El dinosaurio acorazado más completo de Europa vivió en Ariño (Teruel, España)
El anquilosaurio de Ariño mediría en torno a 5 metros de largo, un metro de alto y un metro de ancho. Su peso rondaría las 2 toneladas.

El nodosaurio de Ariño era un animal fitófago (comedor de plantas) que caminaba a cuatro patas. El ancho cuerpo de este animal estaba cubierto por placas dérmicas que formaban un escudo protector en la superficie dorsal.

Dos esqueletos parciales de un nuevo anquilosauro se publican hoy en una revista científica editada en San Francisco (EEUU). Proceden de la mina de lignito Santa María de Ariño (Teruel) del Grupo SAMCA; concretamente, del yacimiento llamado AR-1 que se sitúa en sedimentos de la Formación Escucha (Albiense, Cretácico Inferior), con una edad comprendida entre 113 y 110 millones de años de antigüedad.
   
El estudio de estos dos esqueletos ha permitido definir un nuevo tipo de dinosaurio anquilosauro nodosáurido. Se trata del anquilosauro más completo hallado en Europa. De él se ha recuperado abundante material tanto craneal como postcraneal, a partir del que se ha podido reconstruir de forma precisa la apariencia del animal.

 Los nodosáuridos (Nodosauridae) fueron dinosaurios de tamaño mediano, cuadrúpedos y fitófagos. Sus dientes tenían forma de hoja y sus costillas, ampliamente arqueadas, proporcionaban una gran amplitud a un cuerpo cubierto de placas dérmicas (osteodermos y osículos). Sus patas eran robustas y, a diferencia de los anquilosáuridos (Ankylosauridae), los nodosáuridos no tenían tendones osificados en la cola ni tampoco una maza en su extremo.

    Las características del nuevo dinosaurio se publican hoy en la revista científica PlosONE en un trabajo realizado por un equipo de paleontólogos de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis (Museo Aragonés de Paleontología), del Servicio Geológico de Utah (EEUU) y del Museo de Historia Natural de Utah (EEUU): James I. Kirkland, Luis Alcalá, Mark A. Loewen, Eduardo Espílez, Luis Mampel y Jelle P. Wiersma.











El nuevo hallazgo complementa los resultados obtenidos durante los últimos tres años de intensos trabajos de excavación y preparación paleontológica que, junto a un laborioso estudio científico, servirán para reconstruir con mayor precisión el ecosistema de la zona durante el Albiense (Cretácico Inferior). El nuevo dinosaurio nodosáurido se suma a la presencia del iguanodontio que el mismo equipo definió a finales de 2012 -Proa valdearinnoensis- y de dinosaurios terópodos (carnívoros). También se ha recuperado abundante material de cocodrilos que permitió determinar las nuevas especies Hulkepholis plotos y Anteophthalmosuchus escuchae. Además, se han encontrado fósiles de tortugas, peces -tanto óseos como cartilaginosos- y diversos tipos de plantas y de invertebrados (ámbar, polen, oogonios de carófitas, ostrácodos, bivalvos, gasterópodos, etc.). Los coprolitos (excrementos fósiles) de dinosaurios son muy numerosos en ciertas áreas del yacimiento y contienen en su interior evidencias de la dieta de los animales que los produjeron.

    La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis lidera un proyecto de cooperación entre actividad minera e investigación paleontológica aplicada que ha dado como resultado el descubrimiento en la localidad de Ariño de un espectacular yacimiento con más de 100 concentraciones de vertebrados mesozoicos en una superficie que supera las 25 hectáreas y que han proporcionado más de 6.000 huesos fósiles. Los trabajos paleontológicos se llevan a cabo en la mina de lignito a cielo abierto Santa María desde el año 2010 gracias a la colaboración del Grupo SAMCA. 
Compartir | | | |

¡Tu opinión nos importa!


Subir