IMPORTANTE: Por el momento, todos los centros de Territorio Dinópolis están cerrados al público, dada la situación actual. No obstante, en cuanto tengamos fecha de apertura, la comunicaremos aquí mismo, y en nuestras redes sociales. ¡¡ Muchas gracias y disculpad las molestias !!

Una guardería de dinosaurios de hace 127 millones de años.

Una guardería de dinosaurios de hace 127 millones de años.

¿Os imagináis poder encontrar y describir una guardería de dinosaurios? Pues en Teruel se hizo y permitió definir a su vez una nueva especie. 


¡De película! No se trata de ningún guión de ficción ni de una historia que empiece con el clásico “Érase una vez…” pero bien podría adaptarse a la gran pantalla o protagonizar uno de esos cuentos que tanto nos gustaban cuando éramos pequeños y que nos encandilaban al pensar que todo se podía encontrar y contar en esas páginas. 

Pues bien, la tierra turolense, concretamente una mina de arcilla, son las páginas que acogen este espectacular descubrimiento. Porque si encontrar fósiles de cualquier ejemplar de dinosaurio adulto o juvenil es complejo, imaginaros poder hallar huesos de crías de dinosaurios y encima que tras su estudio puedan arrojar que pertenecen a una nueva especie de un género tan conocido por todos como es Iguanodon

 

 

Pero esperad, vamos a contar la historia desde el principio. 

Reconstrucción de una posible guardería de Iguanodon galvensis en el entorno de Galve hace 127-129 millones de años. Créditos: Rafael Arrabal

¡Una guardería de dinosaurios! ¿Dónde?

La respuesta es en la localidad turolense de Galve. Concretamente en el interior de la mina de arcillas que se encuentra en dicho municipio y en la que nuestros compañeros de la Fundación Dinópolis realizan desde 2008 el control paleontológico y que permitió en 2011 hallar dichos fósiles. Gracias a varias actuaciones paleontológicas que se realizaron en dicha mina, se recuperaron más de 1.100 huesos de crías de Iguanodon (6 esqueletos parciales y otros 7 recuperados después de las campañas de lavado), así como restos de un ejemplar adulto de gran tamaño y de un juvenil. Los resultados de su estudio hicieron posible la definición de una nueva especie de dinosaurio del género Iguanodon: Iguanodon galvensisLa cuestión es, y lo relevante de los fósiles que allí se hallaron, que era la primera vez que se describieron un grupo de crías de Iguanodon, las cuales pudieron formar parte de una “guardería de dinosaurios”.

 

Reconstrucción del esqueleto de una cría de Iguanodon galvensis. Fundacion Dinópolis

¡Vamos a descubrir más sobre este nuevo dinosaurio! 

 

Iguanodon galvensis es una de las especies de dinosaurio descrita en Galve y una de las diez de la provincia de Teruel. Esta especie presenta varias características en el esqueleto craneal y postcraneal que permiten su asignación al género Iguanodon. Sin embargo, un carácter especial en el cráneo, una convexidad corta y abrupta presente en la parte superior de la región más anterior del dentario (mandíbula) lo diferencian claramente de la otra especie conocida y aceptada de Iguanodon: I. bernissartensis. Por lo tanto, la especie I. galvensis es la segunda especie válida para este género europeo de ornitópodos.

 

Esqueleto articulado de una cría de Iguanodon galvensis y detalle del pie derecho. Fundación Dinópolis

Las crías y la guardería.

 

El número de huesos y el estudio de los mismos indicaba que había, al menos, 13 crías de Iguanodon galvensis conviviendo juntas en la zona hace unos 127-129 millones de años. El grado de calcificación de sus huesos y el estudio histológico (análisis de las secciones de los huesos mediante láminas delgadas) pudo determinar que se encontraban dentro de su primer año de vida. 

 

El tamaño de todos los ejemplares sería similar, unos 60 centímetros de longitud.El tamaño del individuo más adulto se estimó en 6 metros de longitud. Las características del yacimiento y el estado de conservación de los huesos indicaban que el yacimiento no era producto de una concentración de los huesos de las crías posterior a su muerte, sino que estaban agrupadas cuando murieron. Además, su asociación con otras vértebras más pequeñas asignadas a embriones de la misma especie sugiere que murieron cerca del área donde se encontraba la zona de nidificación. 

Comparación del fémur de una cría (izquierda) y de un adulto (derecha) de Iguanodon galvensis. Fundación Dinópolis

Aparentemente los ornitópodos eran unos dinosaurios muy sociables que cuidaban de sus crías. El cuidado parental parece la explicación más plausible para justificar por qué estos bebés de ornitópodos se concentraban en las inmediaciones del área de nidificación, tal y como ocurre en algunas aves coloniales actuales. Así, los paleontólogos sugirieron en el trabajo de investigación** en el que se dio a conocer este descubrimiento, que estas crías podrían haber formado parte de una guardería de Iguanodon galvensis. En este sentido, los estudios previos ya indicaban que los grandes ornitópodos mostraban preferencia por ambientes fluviales (como los que se interpretan para la Formación Camarillas de Galve) para anidar.     

   

Vitrina Museo Paleontológico Dinópolis, fósiles originales Iguanodon galvensis

 

Esta nueva especie de dinosaurio y sus crías pueden disfrutarse en nuestra zona temática exterior de Tierra Magna, así como disfrutar de sus fósiles originales en la vitrina interactiva de nuestro Museo Paleontológico instalada antes de la gran sala en la que se encuentran los fósiles originales de Turiasaurus o Losillasaurus. En esta vitrina se pueden apreciar algunos de los diversos fósiles hallados, así como, gracias a la actuación directa sobre el cristal de dicha vitrina escaparate que deja ver el contenido de la misma a través de la propia pantalla, descubrir más sobre el yacimiento en el que se encontraron, cómo fueron los trabajos de excavación, su recuperación y estudio, etc. 

 

Iguanodon galvensis Tierra Magna Dinópolis

** Verdu, F.J. Royo-Torres, R. Cobos, A., Alcalá. L. 2015. Perinates of a new species of Iguanodon (Ornithischia: Ornithopoda) from the lower Barremian of Galve (Teruel, Spain). Cretaceous Research, 56, 250-264.

 

Compartir | | |

¡Tu opinión nos importa!


Subir